Crisol sugiere

La Jaula Escondida

¿Y si el espacio y el tiempo son sólo los barrotes de una jaula donde estamos encerrados? ¿Qué esconde la Teoría de la Relatividad? ¿Y la amistad que hubo entre Einstein y Kafka? ¿Qué hay más allá ? ¿No lo sabes? Laura sí lo sabía? En La Jaula Escondida se unen la tensión de la novela psicológica, la Historia, un amor interrumpido, el ritmo del thriller y la vida de una joven envuelta en los crímenes de una secta con extrañas prácticas sexuales y conexiones con la Teoría de la Relatividad .

Leer más

Noticias Crisol

47 libros que debes tener para decir que sabes de literatura

Muchos años después, frente a las obras de su vida, el artista John Baldessari habría de recordar el día en que tomó esa decisión. Había llegado a la conclusión de que para reinventarse tenía que morir, aunque fuera de manera simbólica. Por eso tomó un encendedor y quemó todas las obras que había producido hasta ese momento (y que él tenía) y las vio arder hasta que quedaron reducidas a cenizas. Todo lo que él era y representaba estaba ahí, reducido a casi nada. 

Leer más

3 poemas para comprender el genio de Oswaldo Reynoso

Autor: Oswaldo Reynoso
 
030703149443jpg_20160525111243.jpg

Mandil blanco...

Mandil blanco
de la primera puesta
de la tarde colegiala
me llego a ti
con mis alfabetos de agua
y con los puros azules
azules de mis manos
y el azul del lápiz
con que escribí en el viento
mis palotas rotas

Qué fue de aquel
tu bolsón repleto
de mariposas de miel y brisas

Qué fue de aquella
mi pizarra 
que marcó el luto de tus trenzas

Qué fue de la embriaguez
del vino de tus ojos
que maduraban en el mar

Ahora que el recuerdo
se pone tan difícil
vamos tomando las manos
de la tarde -la hermanita buena-
para jugar ronda
en torno de la muerte

Mandil blanco
da para mis manos
el frutos de un rostro.

 

El pecado hace del cuerpo...

El pecado hace del cuerpo un fruto oloroso

El tiempo es llegado
estoy listo para la cosecha
arráncame de mi lecho
y elabora con fuego mi sangre
hasta que mis ojos
se leven en llamaradas a la luna.

 

He caído y ya no podré agitar...

He caído y ya no podré agitar
mis alas ni mostrar mi corazón
como cerezo ardiente.

Lo único que me queda
es machacar mis ojos con la luz
y comer el fuego de la tierra.

He caído y el mar ha perdido
su inocencia y la ciudad
se ha convertido en impúdica
durmiente bendecida en el amor.

He caído un ángel ha quemado
el templo y un niño ha llorado
ahogándose en mis sueños.

He caído cuando dos cuerpos
desnudos
se matan en la noche.

 

Fuente: http://rpp.pe/cultura/literatura/3-poemas-para-entender-el-genio-de-oswaldo-reynoso-noticia-964991?ns_source=self&ns_mchannel=portada.home&ns_campaign=content.cronologico&ns_linkname=1