Crisol sugiere

Cincuenta sombras más oscuras

Segunda parte de la trilogía de la que habla todo el mundo. La romántica, sensual y erótica historia de la relación entre una estudiante universitaria y un joven multimillonario.

Intimidada por las peculiares prácticas eróticas y los oscuros secretos del atractivo y atormentado empresario Christian Grey, Anastasia Steele decide romper con él y embarcarse en una nueva carrera profesional en una editorial de Seattle.

Leer más

Noticias Crisol

Cómo escribir una carta de amor imposible según el filósofo más importante de todos los tiempos

Si por el contrario, están dispuestos a vivir por mucho tiempo, en definitiva, sus formas de ser no tienen nada que ver con las consumaciones a las que estamos acostumbrados. En ese intersticio de lo ambiguo del lenguaje críptico y las imposibilidades del pensamiento simple –o simplista–, se encuentra como ejemplo la difícil relación sentimental entre dos intelectuales del siglo XX. Estos, estudiaban al ser (sus problemas más íntimos y propios) y se contraponían en sus condiciones políticas o eróticas, en dicha ejecución de sus investigaciones y devenires: Hannah Arendt y Martin Heidegger.

Leer más

3 poemas para comprender el genio de Oswaldo Reynoso

Autor: Oswaldo Reynoso
 
030703149443jpg_20160525111243.jpg

Mandil blanco...

Mandil blanco
de la primera puesta
de la tarde colegiala
me llego a ti
con mis alfabetos de agua
y con los puros azules
azules de mis manos
y el azul del lápiz
con que escribí en el viento
mis palotas rotas

Qué fue de aquel
tu bolsón repleto
de mariposas de miel y brisas

Qué fue de aquella
mi pizarra 
que marcó el luto de tus trenzas

Qué fue de la embriaguez
del vino de tus ojos
que maduraban en el mar

Ahora que el recuerdo
se pone tan difícil
vamos tomando las manos
de la tarde -la hermanita buena-
para jugar ronda
en torno de la muerte

Mandil blanco
da para mis manos
el frutos de un rostro.

 

El pecado hace del cuerpo...

El pecado hace del cuerpo un fruto oloroso

El tiempo es llegado
estoy listo para la cosecha
arráncame de mi lecho
y elabora con fuego mi sangre
hasta que mis ojos
se leven en llamaradas a la luna.

 

He caído y ya no podré agitar...

He caído y ya no podré agitar
mis alas ni mostrar mi corazón
como cerezo ardiente.

Lo único que me queda
es machacar mis ojos con la luz
y comer el fuego de la tierra.

He caído y el mar ha perdido
su inocencia y la ciudad
se ha convertido en impúdica
durmiente bendecida en el amor.

He caído un ángel ha quemado
el templo y un niño ha llorado
ahogándose en mis sueños.

He caído cuando dos cuerpos
desnudos
se matan en la noche.

 

Fuente: http://rpp.pe/cultura/literatura/3-poemas-para-entender-el-genio-de-oswaldo-reynoso-noticia-964991?ns_source=self&ns_mchannel=portada.home&ns_campaign=content.cronologico&ns_linkname=1