Crisol sugiere

Diario de Nikki 10

Cuando Brandon le pide ayuda a Nikki con un tema bastante peludo, ¡no se puede negar! Así que tendrá que cuidar de siete cachorros adorables en casa, A ESCONDIDAS de sus padres, una hermana bastante entrometida, todo uninstituto y? una chica manipuladora que busca venganza, Mackenzie Hollister. Pero, sin duda, si alguien puede hacerloes Nikki? eso sí, ¡no sin hacer alguna pifia y tener algunos sustos por el camino!

Leer más

Noticias Crisol

Por el amor a una mujer: una carta de Bukowski que explica su visión del amor

Si se está enamorado resulta simple recurrir a la función poética de la lengua para embellecer todo pensamiento, y darle paso a la inspiración —si suponemos que todos quisieran escribir sobre ello—. Por otro lado, aferrarse a lo que en realidad sólo era una incompatibilidad emocional es un acto suicida; literal, la depresión del desamor ha orillado a muchos a cometer suicidio, pero no sin antes carcomerlos con una demoledora tristeza que los conduce al extremo del sufrimiento emocional, a tal grado de no querer vivir más; tal demencia es aún más difícil de plasmar.

Leer más

3 poemas para comprender el genio de Oswaldo Reynoso

Autor: Oswaldo Reynoso
 
030703149443jpg_20160525111243.jpg

Mandil blanco...

Mandil blanco
de la primera puesta
de la tarde colegiala
me llego a ti
con mis alfabetos de agua
y con los puros azules
azules de mis manos
y el azul del lápiz
con que escribí en el viento
mis palotas rotas

Qué fue de aquel
tu bolsón repleto
de mariposas de miel y brisas

Qué fue de aquella
mi pizarra 
que marcó el luto de tus trenzas

Qué fue de la embriaguez
del vino de tus ojos
que maduraban en el mar

Ahora que el recuerdo
se pone tan difícil
vamos tomando las manos
de la tarde -la hermanita buena-
para jugar ronda
en torno de la muerte

Mandil blanco
da para mis manos
el frutos de un rostro.

 

El pecado hace del cuerpo...

El pecado hace del cuerpo un fruto oloroso

El tiempo es llegado
estoy listo para la cosecha
arráncame de mi lecho
y elabora con fuego mi sangre
hasta que mis ojos
se leven en llamaradas a la luna.

 

He caído y ya no podré agitar...

He caído y ya no podré agitar
mis alas ni mostrar mi corazón
como cerezo ardiente.

Lo único que me queda
es machacar mis ojos con la luz
y comer el fuego de la tierra.

He caído y el mar ha perdido
su inocencia y la ciudad
se ha convertido en impúdica
durmiente bendecida en el amor.

He caído un ángel ha quemado
el templo y un niño ha llorado
ahogándose en mis sueños.

He caído cuando dos cuerpos
desnudos
se matan en la noche.

 

Fuente: http://rpp.pe/cultura/literatura/3-poemas-para-entender-el-genio-de-oswaldo-reynoso-noticia-964991?ns_source=self&ns_mchannel=portada.home&ns_campaign=content.cronologico&ns_linkname=1