Crisol sugiere

Diario de Nikki 10

Cuando Brandon le pide ayuda a Nikki con un tema bastante peludo, ¡no se puede negar! Así que tendrá que cuidar de siete cachorros adorables en casa, A ESCONDIDAS de sus padres, una hermana bastante entrometida, todo uninstituto y? una chica manipuladora que busca venganza, Mackenzie Hollister. Pero, sin duda, si alguien puede hacerloes Nikki? eso sí, ¡no sin hacer alguna pifia y tener algunos sustos por el camino!

Leer más

Noticias Crisol

Por el amor a una mujer: una carta de Bukowski que explica su visión del amor

Si se está enamorado resulta simple recurrir a la función poética de la lengua para embellecer todo pensamiento, y darle paso a la inspiración —si suponemos que todos quisieran escribir sobre ello—. Por otro lado, aferrarse a lo que en realidad sólo era una incompatibilidad emocional es un acto suicida; literal, la depresión del desamor ha orillado a muchos a cometer suicidio, pero no sin antes carcomerlos con una demoledora tristeza que los conduce al extremo del sufrimiento emocional, a tal grado de no querer vivir más; tal demencia es aún más difícil de plasmar.

Leer más

EN ESTA BIBLIOTECA TE MANDABAN A LA CÁRCEL POR DAÑAR LOS LIBROS

Lunes, 11 Abril 2016
Autor: LibroPatas
 
libraryoftheuniverstityofcoimbrajpg_20160411172023.jpg

La historia la hemos descubierto en una visita a la Biblioteca Joanina, la biblioteca histórica de la Universidad de Coimbra, en Portugal, y la misma que usa a murciélagos para proteger sus libros. La Universidad de Coimbra era una de las fuentes de poder en Portugal y tuvo a lo largo de la historia mucho poder. Por ello, la universidad contaba con su propia policía y su propia jurisprudencia, que era la que tenía bajo su control a los estudiantes universitarios. Si alguno de ellos hacía algo malo, quedaba en manos de la justicia universitaria y era obligado a cumplir la pena en la cárcel de la universidad.

La cárcel eran unas celdas (muy angostas y un tanto claustrofóbicas) que ocupaban el piso más bajo de la Biblioteca Joanina y de las que aún hoy se pueden visitar dos ejemplos. Obviamente, a la cárcel universitaria se podía ir por las razones habituales por las que uno puede acabar en prisión. Robar o, como explicaba una de las guías turísticas de la universidad a los visitantes de la biblioteca, causar conflictos dentro y fuera de la universidad podía ser motivo de encarcelación.

Esas no eran sin embargo las únicas causas de encarcelamiento posibles: quienes no se comportaban bien con los libros de la biblioteca podían acabar también entre rejas (o mejor dicho, tras visitar una de esas celdas, tras el portón de madera). Las razones podían ser perder un libro o dañarlo y el castigo podía ser de unos meses encerrado. ¿Por qué una pena tan elevada por dañar un libro de la biblioteca? Como explicaban en la visita, aunque hoy los libros nos parecen una cosa muy accesible, en el pasado eran bienes muy valiosos y muy escasos. Los libros costaban mucho dinero y eran muy difícilmente remplazables si uno se dañaba o se perdía. La cuestión era, por tanto, más grave que la de devolver hoy en día un libro con retraso.

Todo suena, ciertamente, muy medieval, pero lo cierto es que la cárcel de la universidad tuvo una vida mucho más larga de lo que posiblemente os imagináis. Lacárcel no cerró hasta 1834.

 

Fuente: Libropatas