Crisol sugiere

Diario de Nikki 10

Cuando Brandon le pide ayuda a Nikki con un tema bastante peludo, ¡no se puede negar! Así que tendrá que cuidar de siete cachorros adorables en casa, A ESCONDIDAS de sus padres, una hermana bastante entrometida, todo uninstituto y? una chica manipuladora que busca venganza, Mackenzie Hollister. Pero, sin duda, si alguien puede hacerloes Nikki? eso sí, ¡no sin hacer alguna pifia y tener algunos sustos por el camino!

Leer más

Noticias Crisol

Por el amor a una mujer: una carta de Bukowski que explica su visión del amor

Si se está enamorado resulta simple recurrir a la función poética de la lengua para embellecer todo pensamiento, y darle paso a la inspiración —si suponemos que todos quisieran escribir sobre ello—. Por otro lado, aferrarse a lo que en realidad sólo era una incompatibilidad emocional es un acto suicida; literal, la depresión del desamor ha orillado a muchos a cometer suicidio, pero no sin antes carcomerlos con una demoledora tristeza que los conduce al extremo del sufrimiento emocional, a tal grado de no querer vivir más; tal demencia es aún más difícil de plasmar.

Leer más

LA RUTINA DE TRABAJO DE CHARLES DICKENS

Lunes, 29 Agosto 2016
Autor: Libropatas
 
charlesdickensjpg_20160829104426.jpg

Dickens seguía una rutina de trabajo muy estricta. Tenía un horario de trabajo que repartía lo que hacía a lo largo de ciertas horas y no permitía que nada lo distrajese de su trabajo (y, teniendo en cuenta que tuvo muchos hijos, una no puede dejar de pensar en lo que Catherine Dickens, su esposa, tuvo que hacer para conseguirlo).

Cada día, Charles Dickens trabajaba entre el desayuno y la hora de la comida. Según los testimonios de sus amigos, que en el propio museo entrecomillan para explicar cómo era Dickens a la hora de trabajar, el escritor era muy metódico y había establecido unas reglas de trabajo de las que rara vez se separaba.

Tras comer, Dickens pasaba algo de tiempo en su club (como bien saben los lectores de novelas históricas, los caballeros británicos tenían sus clubs en los que pasaban horas). También podía dedicar tiempo a sus actividades de beneficencia o salir a dar un largo paseo. Aunque, a tenor de lo que cuentan, los paseos de Dickens eran trabajo: durante ellos buscaba inspiración para sus historias, fijándose en el entorno o en las personas que se cruzaban con él en su camino.

A todo esto, hay que sumar que Dickens tenía ciertas rarezas a la hora de trabajar. Le encantaba visitar morgues y era un fanático del orden, lo que hacía que las cosas en su despacho tuviesen que estar colocadas de cierta manera para que él pudiese trabajar tranquilo.