Cómic

Civil War Frontline

 

Paul Jenkins, el autor de estas historias, junto a varios dibujantes, desarrolla un arco paralelo al cómic de Millar y McNiven - Civil War I- , complementando y profundizando en todos los aspectos de este, mediante una trama de investigación periodística que avanzará entre corrupción, infiltración, contraespionaje y  agentes dobles mientras tratan de descubrir el auténtico motivo de esta guerra.

 

Leer más

Crisol sugiere

El Lápiz Mágico de Malala

Malala Yousafzai, icono internacional, activista en pro del derecho a la educación y la persona más joven en haber recibido el Premio Nobel de la Paz, relata una historia inspiradora de lo que fue crecer en una región desgarrada por la guerra y, sin embargo, ver la magia de la esperanza adondequiera que mirase.

Leer más

Noticias Crisol

¿Qué es la novela policíaca? y ¿por qué es el mejor género?

La Literatura ofrece un mar de géneros y subgéneros completamente diferentes, sin embargo, la novela policiaca reúne demasiados elementos como para posicionarse como 'El' estilo literario por excelencia.

Leer más

Campaña Navidad 2017

Términos y condiciones Campaña Navidad 2017

Librerías Crisol S.A.C. (en adelante, Crisol) pone a disposición del público los términos y condiciones generales que resultan aplicables a la promoción denominada «LEER ES VIAJAR A LUGARES INCRÍBLES» (en adelante, la Promoción). Cabe señalar que lo dispuesto en el presente documento será de cumplimiento obligatorio para los participantes y el organizador.

Leer más

LA RUTINA DE TRABAJO DE CHARLES DICKENS

Lunes, 29 Agosto 2016
Autor: Libropatas
 
charlesdickensjpg_20160829104426.jpg

Dickens seguía una rutina de trabajo muy estricta. Tenía un horario de trabajo que repartía lo que hacía a lo largo de ciertas horas y no permitía que nada lo distrajese de su trabajo (y, teniendo en cuenta que tuvo muchos hijos, una no puede dejar de pensar en lo que Catherine Dickens, su esposa, tuvo que hacer para conseguirlo).

Cada día, Charles Dickens trabajaba entre el desayuno y la hora de la comida. Según los testimonios de sus amigos, que en el propio museo entrecomillan para explicar cómo era Dickens a la hora de trabajar, el escritor era muy metódico y había establecido unas reglas de trabajo de las que rara vez se separaba.

Tras comer, Dickens pasaba algo de tiempo en su club (como bien saben los lectores de novelas históricas, los caballeros británicos tenían sus clubs en los que pasaban horas). También podía dedicar tiempo a sus actividades de beneficencia o salir a dar un largo paseo. Aunque, a tenor de lo que cuentan, los paseos de Dickens eran trabajo: durante ellos buscaba inspiración para sus historias, fijándose en el entorno o en las personas que se cruzaban con él en su camino.

A todo esto, hay que sumar que Dickens tenía ciertas rarezas a la hora de trabajar. Le encantaba visitar morgues y era un fanático del orden, lo que hacía que las cosas en su despacho tuviesen que estar colocadas de cierta manera para que él pudiese trabajar tranquilo.