Crisol sugiere

Cincuenta sombras más oscuras

Segunda parte de la trilogía de la que habla todo el mundo. La romántica, sensual y erótica historia de la relación entre una estudiante universitaria y un joven multimillonario.

Intimidada por las peculiares prácticas eróticas y los oscuros secretos del atractivo y atormentado empresario Christian Grey, Anastasia Steele decide romper con él y embarcarse en una nueva carrera profesional en una editorial de Seattle.

Leer más

Noticias Crisol

El intenso y triste libro de García Márquez que te enseñará lo que es el amor verdadero

¿Sabías que el cabello sigue creciendo después de que la persona murió? Para ser exactos, crece un centímetro por año. Sé esta información porque un día llegó a mí el libro “Del amor y otros demonios”, una de las obras más románticas y trágicas de Gabriel García Márquez. 

Leer más

Los primeros párrafos más memorables de la literatura

Viernes, 15 Abril 2016
Autor: Semana
 
4694901jpg_20160415173653.jpg

1. El nombre de la rosa, Umberto Eco

En el principio era el Verbo y el Verbo era en Dios, y el Verbo era Dios. Esto era en el principio, en Dios, y el monje fiel debería repetir cada día con salmodiante humildad ese acontecimiento inmutable cuya verdad es la única que puede afirmarse con certeza incontrovertible.

2. El extranjero, Albert Camus

Hoy ha muerto mamá. O quizás ayer. No lo sé. Recibí un telegrama del asilo: “Falleció su madre. Entierro mañana. Sentidas condolencias”. Pero no quiere decir nada. Quizás haya sido ayer.

3. Anna Karenina, León Tolstoi

Todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera.

4. El Aleph, Jorge Luis Borges

La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios; el hecho me dolió, pues comprendí que el incesante y vasto universo ya se apartaba de ella y que ese cambio era el primero de una serie infinita.

5. Cien años de soledad, Gabriel García Márquez

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía habría de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.

5. El túnel, de Ernesto Sábato

Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne; supongo que el proceso está en el recuerdo de todos y que no se necesitan mayores explicaciones sobre mi persona.

6. A sangre fría, Truman Capote

Ensas llaman “allá”.

7. Las aventuras de Huckleberry Finn, Mark Twain

No sabréis quién soy yo si no habéis leído un libro titulado ‘Las aventuras de Tom Sawyer’, pero no importa. Ese libro lo escribió el señor Mark Twain y contó la verdad, casi siempre. Algunas cosas las exageró, pero casi siempre dijo la verdad. Eso no es nada.

8. El Padrino, Mario Puzo

Amerigo Bonasera estaba sentado en la Sala 3 de la Corte Criminal de Nueva York. Esperaba justicia. Quería que los hombres que tan cruelmente habían herido a su hija y que, además, habían tratado de deshonrarla, pagaran sus culpas.

9. Orgullo y prejuicio, de Austen

Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.

10. Lolita, Vladimir Nabokov

Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta.

11. Moby Dick, de Herman Melville

Llamadme Ismael.  Hace unos años –no importa cuánto hace exactamente–, teniendo poco o ningún dinero en el bolsillo, y nada en particular que me interesara en tierra, pensé que me iría a navegar un poco por ahí, para ver la parte acuática del mundo.

12. La metamorfosis, Franz Kafka

Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto.

13. El Quijote,  Miguel de Cervantes

En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.

15. La isla del tesoro, Robert Louis Stevenson

El squire Trelawney, el doctor Livesey y algunos otros caballeros me han indicado que ponga por escrito todo lo referente a la Isla del Tesoro, sin omitir detalle, aunque sin mencionar la posición de la isla, ya que todavía en ella quedan riquezas enterradas; y por ello tomo mi pluma en este año de gracia de 17... y mi memoria se remonta al tiempo en que mi padre era dueño de la hostería «Almirante Benbow», y el viejo curtido navegante, con su rostro cruzado por un sablazo, buscó cobijo bajo nuestro techo.l pueblo de Holcomb está en las elevadas llanuras trigueras del oeste de Kansas, una zona solitaria que otros habitantes de Ka

 

Fuente: www.semana.com/cultura/articulo/feria-internacional-del-libro-de-bogota-textos-mas-memorables-de-la-literatura/469489