Datos para recordar a Mario Benedetti

Datos para recordar a Mario Benedetti

Mario Benedetti es considerado una de las personalidades más importantes de la literatura de la segunda mitad del siglo XX.

Sus libros son no solo un referente sino un gran éxito de ventas, independientemente del género al que pertenecen. De ahí que se hayan convertido en clásicos de la literatura. Y por todo eso, hoy consideramos que es un momento perfecto para dedicarle nuestro artículo de curiosidades a esta pluma y a su bibliografía.

En concreto, entre las particularidades más notables que existen en ese sentido podemos destacar las siguientes:

• Su nombre completo es Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugialo.

• Al parecer, desde temprana edad fue un ávido lector. A tal punto llegaba su pasión por la lectura, que su padre se vio obligado a imponerle que no podía leer al día más de 20 páginas. En su infancia disfrutó con las obras de Julio Verne o Emilio Salgari.

• Por problemas económicos en su familia tuvo que abandonar sus estudios secundarios para ponerse a trabajar con 14 años en una empresa de repuestos para automóviles. No obstante, también ejerció con el paso del tiempo como taquígrafo, recadero, crítico teatral o empleado de una inmobiliaria.

• Siendo un niño aprendió por sí solo a escribir a máquina. Eso le sirvió, entre otras cosas, para redactar noticias en ella y hacerlas circular por su barrio como si de un pequeño periódico se tratase.

• El gran amor de su vida fue su esposa, Luz López Alegre, con la que contrajo matrimonio en 1946.

• A lo largo de su trayectoria compaginó su actividad como escritor con la de la dirección de algunas revistas sobre literatura y con sus colaboraciones en periódicos como “La Tribuna Popular”.

• Sus primeros siete libros fueron autopublicados. El octavo, titulado Montevideanos, fue el primero que consiguió ser lanzado por una editorial.

• Durante toda su vida fue un gran defensor de los Derechos Humanos.

• Tras el Golpe de Estado que se produjo en Uruguay se vio en la necesidad de abandonar su país por sus ideas políticas. Se exilió en Buenos Aires y más tarde en Perú, pero allí fue detenido y deportado, así como más tarde amnistiado. Toda esta situación le hizo marcharse a Cuba y más tarde a Madrid, entre otras ciudades. Es más, en la última etapa de su vida estuvo entre Uruguay y España.

• Colaboró con el cantante español Joan Manuel Serrat en un disco donde este musicalizaba algunos de sus poemas. El álbum se tituló El sur también existe. No obstante, la primera vez que uno de sus poemas se convirtió en canción fue de la mano de Numa Moraes que puso música a Cielo del 69.

• Su bibliografía está traducida a más de quince idiomas.

• En Uruguay ejerció como traductor de Frank Kafka.

• A pesar de estar considerado uno de los grandes escritores del siglo XX nunca recibió ni un Nobel ni un Cervantes.

• Llegó a manifestar que parte de su éxito se debía a que “Siempre hay algo de lo que digo que le toca a la gente”.

Fuente: Poetas del alma