Girls Power en la literatura

 

La relación de la literatura con las escritoras no siempre ha sido tan fluida y amigable en comparación con la de los escritores. La discriminación hizo que ellas, para poder publicar, debieran usar seudónimos o tuvieran que recluirse porque ser mujer novelista estaba fuera de las normas sociales de la época.


Tal fue el caso de las hermanas Brontë, que usaron los seudónimos Currer Bell y Ellis Bell para poder publicar la novela Cumbres borrascosas, en el caso de Emily; y Jane Eyre, en el de Charlotte, libros que aparecieron en 1847 y 1874 respectivamente.


Otro caso fue el de Louisa May Alcott, quien se hizo conocida por Mujercitas pero que tuvo que usar el alter ego A.M. Bernard para publicar otras novelas de corte más adulto.


Emily Dickson tuvo que vivir recluida en su casa ya que decidió no casarse y plasmar en poesía todo lo que sentía y exploraba. Publicó muy poco en vida pero luego de su temprana muerte el mundo pudo conocer su magistral trabajo literario.


Esta es solo una muestra de la invisibilidad de que fueron víctimas muchas mujeres escritoras; aun así, hubo rebeldes que no acataron las imposiciones sociales o las usaron a su favor. Dos ejemplos son la francesa Aurore Lucile Dupin y la peruana Nelly Fonseca. Aquí sus historias:

 


Aurore Lucile Dupin de Dudevant / George Sand

Nació en Paris el 1 de julio de 1804. Su padre pertenecía a la alta sociedad francesa y su madre provenía de una inestable familia pobre. Ese matrimonio no fue aceptado por la abuela paterna de Aurore, que fue además una figura muy importante en su vida.


En 1808 la familia se traslada a España donde ella pasa parte de su infancia. A los 18 años se casa con el barón Casimir Dudevant con quien tuvo dos hijos. Se separa de él en 1830. La infelicidad matrimonial fue el tema que abordó en la novela Lélia (1833).


En 1831 escribe Rosa y Blanca en conjunto con Jules Sandeau, por quien adopta el seudónimo Sand. Poco después se da cuenta de que tiene aspiraciones diferentes a las de Sandeau, por lo que se separan y ella se embarca en sus propias creaciones literarias.


Decide publicar con el seudónimo de George Sand y vestirse como hombre, con pantalón y camisa, para fumar puros y acceder a círculos de los que las mujeres estaban relegadas. Su obra narrativa fue prolífera como su rebeldía contra las normas de la sociedad de su tiempo. Muere el 8 de junio de 1876. Aquí

 


Nelly Fonseca / Carlos Alberto Fonseca

Nace en Pacasmayo el 12 de octubre de 1916 y luego su familia se traslada a Barranco, en Lima, que será la fuente de inspiración de sus poemas. Siendo niña sufre un accidente que la deja parapléjica, por lo que tuvo que vivir sentada en una silla de ruedas, lo que no impidió su creatividad y su pasión por el arte.


Decidió cambiar su imagen, cortarse el cabello y vestirse con pantalón y camisa, con una imagen andrógina que la acompañaría por el resto de su vida. A los 12 años publica su primer poemario, Rosas matinales, usando el seudónimo de Carlos Alberto Fonseca. Fue tal el éxito que recibía cartas de admiradoras que ella respondía con mucha pulcritud.


Estuvo a punto de casarse con un actor argentino pero él murió repentinamente en un accidente aéreo. Sus poemas trasuntan su rebeldía y su enfrentamiento a una sociedad que sojuzgaba a las mujeres.


Saber idiomas como francés, inglés y portugués le permitió leer algunos clásicos y autores vanguardistas en su idioma original. Gana el primer premio y medalla de Oro del VIII Certamen de Liniers de la República Argentina en 1937. Obtuvo también el primer y tercer lugar del Premio en Homenaje a la Madre Americana de La Habana, en 1940. Su producción poética fue copiosa pero ignorada durante muchos años.